201410.01
0
0

Ayuntamiento navarro sufre gran condena pecuniaria por incumplimiento de lo previsto en el contrato

la piscina cubierta no ha dejado de dar disgustos al Ayuntamiento de Tudela, en 2011 fue condenado a pagar 675.068 euros a las empresas que se encargaron de la gestión y explotación de este servicio hasta mediados de 2009. La cuestion era que el Ayuntamiento incumplió el contrato al no funcionar los chorros de hidromasaje, !cuidadito con lo que ponemos en los pliegos y en los planos! que nos puede salir caro..

La sentencia, que admitió a recurso, consideraba que se perjudicó a la gestora, lo que conllevó pérdidas, por lo que el  fallo del juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 2 de Pamplona consideró que el consistorio era responsable de los «daños y perjuicios» sufridos por la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por Tudela Gesport Gestión Deportiva y Kines Servicios y Gestión Deportiva, a quienes se obligó a seguir con el contrato de gestión a pesar de que las piscinas no contaban con la totalidad de las prestaciones que habían sido ofertadas y contratadas, como la zona de chorros o zona de hidroterapia.

La UTE Gesport Gestión Deportiva y Kines obtuvo la adjudicación del servicio de las piscinas en 2005 por un importe anual de 75.000 euros más IVA. El contrato entró en vigor en diciembre de 2006 y tenía vigencia hasta el mismo mes de 2009.

Sin embargo, algunas de las instalaciones de las piscinas, concretamente unos chorros de hidromasaje y una seta del vaso lúdico, nunca llegaron a funcionar por la prohibición de los técnicos del Instituto de Salud Pública, que exigían una reforma del sistema de filtración destinado a evitar una potencial transmisión de legionela.

Estas empresas se negaron a reabrir las piscinas después de acometerse unos arreglos porque aseguraban que no cumplían las condiciones, ante lo que el ayuntamiento asumió temporalmente su dirección. Actualmente, están gestionadas por otra firma, Igeriketa Lantzen, que también ha tenido problemas. De hecho, hace unas semanas despidió a 6 trabajadores por las pérdidas que generaba la instalación, cifradas en 300.000 euros anuales.

En opinión de las empresas, defendidas en este proceso, esta circunstancia les ocasionó importantes perjuicios económicos. Incluso el Ayuntamiento de Tudela les hizo una oferta económica de 150.000 euros para alcanzar un acuerdo mutuo, si bien fue rechazado por insuficiente.

El magistrado aseguró que «parece innegable que existió un incumplimiento contractual por parte del Ayuntamiento de Tudela, que no puso a disposición de la contratista los elementos a los que estaba obligado».

Y añade en su sentencia que es un hecho «plenamente acreditado» que un importante número de usuarios de las piscinas dejaron de serlo ante la no entrada de en funcionamiento de alguno de los elementos que se habían prometido. «Es evidente que tal circunstancia produjo unos perjuicios» a la UTE, que conllevó a «la existencia de pérdidas que en definitiva hicieron que el proyecto fuera inviable económicamente para la UTE, que no podía soportar los gastos que todo ello le originó».

El fallo judicial recogio varios aspectos del contrato que no se cumplieron. Así, habla de que el adjudicatario dispondría tas aquello de la totalidad de las instalaciones y equipamientos que se detallan en los planos, algo que no se hizo, por lo que la sentencia habla de «incumplimiento esencial» del consistorio.

FUENTE: NOTICIA DIARIO NAVARRA:  26/01/2011 FIRMADA POR GABRIEL GONZÁLEZ

NOTA: Como la sentencia era recurrible, desconocemos si se ha recurrido y ha habido otro pronunciamiento al respecto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *